Los deberes para el verano. Argumentos a favor y en contra

Después de unos meses duros de trabajo, deberes, estudio y exámenes en el colegio durante el año académico, llegan las vacaciones escolares. Con la entrada del verano comienza esa época en la que alumnos y profesores descansan del colegio durante algo más de dos meses en el caso de los estudiantes y mes y medio si hablamos de los docentes de todas las etapas académicas.

Con la llegada de las vacaciones vuelve una polémica que se repite verano tras verano ¿Deben tener deberes los alumnos durante este período vacacional? Como en todos los temas relacionados con trabajo y tiempo libre encontramos posiciones a favor de estas tareas extra y en contra. En este artículo voy a explicarte algunos de estos argumentos para que tú te formes tu propia opinión sin entrar en polémica. Depende de la situación de tu hijo y su marcha en el último curso puede que sea más o menos conveniente un refuerzo de su trabajo en verano.

LA DIFERENCIAS ENTRE LOS DEBERES DEL CURSO FRENTE A DEBERES VERANIEGOS

Lo primero que debes tener en cuenta es que los deberes del verano no son iguales que los que se hacen durante el año académico.

145-128No tienen un calendario fijo

Los deberes del curso suelen ser de un día para otro y su entrega es obligatoria. En el caso de los de verano pueden ser opcionales-lo son en la mayoría de los casos- y además se hacen de manera progresiva sin un calendario fijo de un día para otro. Además, se deben dedicar menos horas, el verano es-sobre todo- para descansar.

education_school_college-04-128Actividades más prácticas y entretenidas

Otro elemento diferenciador es el tipo de actividades. En los famosos libros de ‘Vacaciones’ se proponen ejercicios más prácticos e incluso entretenidas como juegos para realizar estos deberes en grupo y ésto hace que el trabajo sea menos pesado y el tiempo pase más rápido para tu hijo.

Por ejemplo, si tienes más de un hijo está bien que hagan esos deberes a la vez a una determinada hora y en la misma habitación y mesa. Los niveles son distintos, pero la fórmula de trabajo es más distendida que lo que se hace durante el curso y es importante que tus hijos lo noten.

139-128La mejor hora para hacerlos

Una buena hora para hacerlo es después de la comida, en lo que en España se llama  hora de la siesta ¿Por qué? Porque es el periodo de tiempo entre el baño de la mañana y el baño de la tarde de la piscina y la playa. Tu hijo está haciendo deberes o leyendo en una franja del día en la que no iba a hacer nada.

De esta forma, no quitas tiempo a tu hijo de salir a jugar por la tarde, bañarse en la piscina o llevar a cabo cualquiera de sus aficiones. La dedicación en cuanto a tiempo también es diferente con respecto a lo hecho durante el curso. Una hora es suficiente y que sea variada en diferentes materias para que sea más entretenido

¿SON DEMASIADAS LAS VACACIONES DE PROFESORES Y ALUMNOS?

Con la llegada vacaciones de verano vuelve la discusión sobre si los profesores tiene demasiados días libres y esa discusión se hace extensiva a los alumnos.

127-128Los profesores tiene un mes y medio

Recuerda que, aunque es cierto que tienen más días libres que los profesionales en otros trabajos, los docentes terminan el curso más tarde que los alumnos y lo comienzan antes. Después de que los estudiantes terminen sus clases-a mediados de junio-los profesores trabajan como mínimo un mes más-hasta mediados de julio- para preparar temas relacionados con el curso siguiente y hacer balance del año académico que acaba de terminar

Además, la vuelta al cole para los profesores es el 1 de septiembre, mientras que los alumnos vuelven una o dos semanas más tarde-eso ya depende del calendario del centro-. Los docentes realizan reuniones de programación de cada asignatura y preparan el temario que se va a impartir durante el curso antes de que empiece el período lectivo.

113-128Los alumnos tienen dos meses y medio

También se dice en muchas ocasiones que los chicos tienen demasiadas vacaciones. Pero ten en cuenta cuál ha sido el ritmo de tu hijo durante el curso. Están las horas de clase, a las que hay que sumar las actividades extraescolares, los deberes y las horas de estudio para preparar los exámenes.

De esta forma, hay estudiantes que pasan en el colegio unas ocho horas y a eso hay que sumarle todo el trabajo fuera del aula con la tensión que todas estas labores llevan consigo. En cifras absolutas. el curso dura unos nueve meses y las vacaciones son dos meses y medio; es decir los días libres representan una cuarta parte de un año natural con sus 12 meses si redondeamos la cifra.

ARGUMENTOS A FAVOR DE LOS DEBERES EN LAS VACACIONES DE VERANO

Normalmente el mandar deberes para vacacione o no hacerlo depende del profesor de cada asignatura. No hay política del centro, por lo que no lo encontrarás en el ideario del colegio cuando decidas matricular a tu hijo. Es algo que descubrirás en verano cuando tu hijo recoja las notas finales del curso. Estas son algunas de las situaciones para las que se recomienda hacer deberes en vacaciones

118-128Cuando el alumno tiene que recuperar una asignatura o varias en septiembre

Si tu hijo ha ido especialmente mal en una determinada asignatura es posible que hacer deberes en verano sea una buena idea. Por ejemplo, si tiene que recuperar una asignatura en septiembre, los deberes están implícitos en la preparación de ese examen. Por ejemplo si se trata de un examen de Matemáticas, tu hijo deberá prepararlo con ejercicios, problemas y estudio de la teoría.

En este caso, por supuesto no hay que sumar deberes extra a la preparación de la asignatura o asignaturas a recuperar. El cerebro tiene una capacidad limitada y, en estos casos, debe dedicarse sólo a aquello de lo que tu hijo se va a examinar después del verano. No conviene por tanto añadir elementos que en este momento no necesita o que le supongan mezclar contenidos. Con la preparación de los exámenes de septiembre es más que suficiente

137-128Refuerzo de una asignatura que le ha costado trabajo aprobar

Otro caso es que tu hijo, aunque no tenga que examinarse en el mes de septiembre, haya tenido problemas con una determinada asignatura cuyo nivel se va a complicar en el curso siguiente. Nos vale también el ejemplo de las Matemáticas. Todos los años-antes de la elección de asignaturas- las hay y su nivel va subiendo. De esta forma, si tu hijo refuerza lo que ha hecho en el curso durante las vacaciones, es posible que esté más preparado de cara al siguiente curso en esa materia.

Pero cuidado, no se trata de adelantar lo que se va a dar el curso siguiente, sino dejar bien repasados y asimilados los contenidos del año académico que acaba de terminar. En ningún caso los deberes de verano son una anticipación al curso siguiente ni se debe ‘estudiar antes de tiempo’. Tu hijo irá aprendiendo los conceptos cuando le corresponda. Por eso te añado que aunque compre los libros antes de que tu hijo empiece el curso, se mirarán en su momento, no durante las vacaciones.

family-128Que quieras que tu hijo esté entretenido hasta que tú cojas vacaciones

En el caso de que quieras que tu hijo haga deberes porque estás a favor de ellos o prefieras que tu hijo tenga algo que hacer  junto a su tiempo de ocio una buena fórmula es organizarlos para que los haga mientras tú también trabajas. Lo más común para todos los españoles es tener un mes de vacaciones sobre todo en agosto. Puedes decirle a tu hijo que como tú sigues trabajando en julio él también lo haga y una vez que tú cojas vacaciones, él también las tenga.

Pero asegúrate de que eres justo en este reparto del trabajo. Si tu coges vacaciones no vale con que digas a tu hijo que tiene que seguir haciendo deberes mientras tu descansas. Lo prometido es deuda y si has quedado en eso con tu hijo debes cumplirlo. Este es un buen trato siempre y cuando las condiciones queden claras desde el primer momento. No se trata de firmar un contrato, pero sí de que cada uno cumpla su parte.

ARGUMENTOS EN CONTRA DE LOS DEBERES EN LAS VACACIOENES DE VERANO

Son los más comunes y lo más habitual es el argumento con el que he empezado este artículo de que el verano está para descansar después de un duro período de trabajo durante el curso. Tanto padres como profesores pueden defender el no hacer deberes. En el caso de los docentes, si su materia es teórica como la Historia, los deberes de verano no van a ser muy eficaces porque la asignatura en sí trata de memorizar conceptos y el alumno lo ha hecho desde septiembre a junio.

Sunbathing-128Las vacaciones  de verano están hechas para descansar

Está claro que después de terminar un curso académico al igual que un año de trabajo en cualquier disciplina  toca descansar y tener vacaciones. Por supuesto, tu hijo -salvo excepciones- no va a querer hacer deberes en verano porque se ha ganado unos días libres. Pero no confundas descansar con vaguear, el verano es un período de actividades, pero diferentes a las que se han hecho durante el curso.

Me refiero a las actividades lúdicas, deportivas, de ocio en general y este cambio sirve para que los chicos descansen su mente dedicándose a lo que les apetece. Es el momento de cultivar las aficiones que ya se tiene o incluso encontrar otras nuevas, algo imposible si no se tiene tiempo libre.

school_book_noterbook-128El alumno podría coger manía a determinadas asignaturas

Otro de los problemas que pueden surgir con los deberes veraniegos está relacionado con la anterior y se refiere a la excesiva carga de trabajo. Si los deberes suponen una sobrecarga a tu hijo después del curso es posible que se le acaba cogiendo manía a ciertas materias y ésto supone un aumento de las tasas de abandono escolar e incluso una bajada del rendimiento el curso siguiente en esa materia.

Para evitar ésto es mejor que los deberes no supongan una sobrecarga y si ves que pueden serlo por el carácter de tu hijo, que no los haga. Cada alumno tiene una capacidad de trabajo diferente y una forma diferente de soportar posibles cargas de trabajo. Para ver si los deberes suponen una carga extra no compares con los demás compañeros de clase de tu hijo. Tú sabes cómo ha trabajado durante el curso, cuánto le ha costado y con eso es suficiente para ver si le conviene o no hacer deberes.

Emoticons-11-128Discusiones familiares innecesarias y desagradables a causa de los deberes

Si tu hijo ha hecho un buen curso y ha sacado buenas notas ponte en su lugar. Si tu has hecho un buen trabajo quieres una ‘recompensa’ por él. En este caso la recompensa de tu hijo es que le dejes disfrutar de sus vacaciones. Si no lo haces así pueden surgir problemas y discusiones completamente evitables. No conviene que pases las vacaciones diciéndole a tu hijo “Haz los deberes” y que tu hijo te conteste “No quiero”.

Las vacaciones también son el momento también de pasar más tiempo en familia sin que las obligaciones de los padres con su trabajo y el hijo con sus exámenes absorban el tiempo libre de todos. Por eso, ya que se van a pasar juntos las vacaciones, mejor que la situación sea cómoda, agradable y divertida. Es mejor que las discusiones se centren en temas triviales como si han pasado o no al dos horas necesarias después de comer para que tu hijo pueda meterse en al piscina o en el mar.

LA LECTURA, EL TÉRMINO MEDIO ENTRE HACER Y NO HACER DEBERES EN VERANO

Por supuesto que las vacaciones están para descansar, pero hay actividades que se pueden realizar en verano que no suponen una carga y que además hacen que tu hijo haga algo instructivo pero a la vez divertido. Por eso el verano es la época ideal para fomentar la lectura.

Sin imponer, el colegio puede proponer libros adecuados a la edad de tu hijo o tú mismo puedes hacerlo. Leer un libro es muy instructivo y es mucho más entretenido que un cuaderno de ejercicios. Leer un buen libro puede ayudar a tu hijo a aprender cosas nuevas por lo que esa historia cuenta, aprender también cómo se construyen frases, diálogos, descripciones y otros elementos.

Además, si el chico disfruta del primer libro que haya leído de ahí vendrá otro y la afición por la lectura es mucho mejor que cualquier otra. Muchos padres se preocupan de que su hijo pase las vacaciones viendo la televisión o jugando a la consola, pues para solucionarlo es mejor recomendarle un libro que imponerle unos deberes o un cuaderno de vacaciones. Para la televisión y la consola también hay tiempo, el día tiene muchas horas.

Esto es todo lo más importante que debes saber sobre los deberes durante las vacaciones de verano. Pero es posible que tras leer te hayan surgido dudas ¿Alguno de los conceptos que te he mostrado en este post no te han quedado claros? ¿Están en desacuerdo con algo de lo que he desarrollado? Para estas y oras cuestiones no dudes en comentar. Tu opinión es importante. Gracias por tu atención y hasta la próxima

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s