El ‘Bullying’. Como prevenirlo, detectarlo y combatirlo

El acoso escolar, más conocido como ‘Bullying‘, es una práctica cada vez más habitual en los colegios de toda España, pero por ello no deja de ser grave ni importante. Hablar de ‘Bullying’ es referirse a agresiones físicas o verbales, humillaciones y vejaciones continuadas a lo largo del tiempo. El componente básico de este acoso es la crueldad y el deseo de hacer daño. Estos actos sólo tienen la intención de destruir a la persona acosada. No es un juego, es algo muy grave.

El inicio de las situaciones de acoso coincide con una época difícil para padres e hijos, la pubertad. Tu hijo está cambiando y aunque trates de ayudarle o aconsejarle ya no suele hacerte caso. Es normal, a todos nos ha pasado, incluso a ti y a mí. Con el inicio de la adolescencia también entre los alumnos se van asumiendo una serie de roles y ésto hace que las relaciones entre tu hijo y sus compañeros cambien.

En estas nuevas interacciones que tienen lugar en esta fase de desarrollo es cuando se producen los primeros conflictos entre los alumnos que pueden generar discusiones, enemistades y, en los casos más extremos, peleas.

El paso de ser un abusón a hacer ‘Bullying’

Lo primero que debes tener en cuenta es la frontera que existe entre dos tipos de conflictos, los que que son simples gamberradas y de carácter inocente y el ‘Bullying’. A veces es complicado diferenciarlos, pero hay dos factores principales que te ayudarán a distinguirlos bien. El primero de ellos es el tiempo; es decir, si son acciones puntuales o continuadas. Y el segundo es la intensidad de dichas acciones. No es lo mismo una colleja que un puñetazo en el brazo. Así de simple y complicado a la vez.

Entonces te puede surgir la siguiente pregunta ¿Un abusón siempre está haciendo ‘Bullying’? La respuesta es no. Una cosa es un abusón y otra bien distinta es un acosador. Ser un abusón no es algo alarmante. Seguro que tú cuando eras niño has tenido un chico -normalmente más grande y fuerte que tú-que te quitaba el bocadillo y se metía contigo. O quizás eras tú ese chico grande que se burlaba de sus compañeros de manera puntual. Si así era, tranquilo, no estabas cometiendo ningún delito.

El problema aparece cuando estas prácticas se convierten en habituales. Por ejemplo, que se pase de una simple broma a agresiones verbales continuadas. Además, los insultos pueden ir acompañadas de agresiones físicas que también serían constantes y de una mayor intensidad. En estos casos, el abusón se ha convertido en acosador y si a tu hijo le ocurre eso, ya no es algo normal. No estamos hablando de ‘cosas de niños’, sino de ‘Bullying’ o acoso escolar.

3 formas de ‘Cyber-acoso’. El ‘Bullying’ fuera de las aulas

Las nuevas tecnologías de la comunicación han influido de forma positiva en nuestra vida. Las personas pueden expresar sus opiniones con libertad, comunicarse con quien quieran y las empresas tienen un contacto más cercano y directo con sus clientes de cara a un posible negocio. Parece que gracias a este progreso, sobre todo online, la vida es mucho mejor, pero en algunos casos no es así.

En el ‘Bulliyng’ o acoso escolar, estas nuevas tecnologías se han convertido en una herramienta peligrosa al ser usada en malas manos. Es lo que conocemos como ‘Cyber-acoso’, una práctica cada vez más extendida entre los más jóvenes. Existen amenazas en los diferentes formatos de contenido que toda persona-de la edad que sea- tiene a su alcance:

whatsapp-1281. En las redes sociales

Ahora, el acoso no sólo se produce dentro de los muros del colegio, sino también fuera. Las amenazas por Whatsapp, Facebook, Tuenti y otras redes sociales están a la orden del día y esto hace que las víctimas no se sientan seguras frente a sus agresores (físicos y verbales) ni en su propia casa.

Video_Marketing-1282. A través de mensajes escritos en el online

En lo referente al texto, lo que más predominan son las llamadas faltas de maltratos, injurias, así como mentiras hirientes. Los soportes habituales, además de las redes de mensajería ya mencionadas, son los correos electrónicos masivos También se puede suplantar la identidad para hacer comentarios desagradables de alguien.

11-1283.  En el contenido audiovisual (fotos y vídeos)

También existe el acoso con los contenidos de fotos y vídeos. Se distribuyen imágenes comprometidas de los que son víctimas de esa práctica. Todo puede comenzar como un juego inocente que va evolucionando negativamente hasta alcanzar la categoría de delito.

En el caso del vídeo, las peleas en el patio, en los pasillos o en los baños son grabadas por los propios alumnos para distribuirlas a través de internet, y ese contenido se vuelve viral en ocasiones.

Como ocurre en el ‘Bullying Offline’ (es decir, el que se produce fuera de la red), el factor que lo mide es el tiempo. Mandar mensajes desagradables de una forma puntual es una práctica censurable, pero que no constituye un delito. Sin embargo, si el envío y la comunicación de contenidos desagradables es continua, estamos ante un acoso.

10 síntomas de que tu hijo puede estar sufriendo ‘Bullying’

Aunque no existe una fórmula mágica para detectar si tu hijo está siendo víctima de acoso, sí que hay una serie de claves y patrones de comportamiento que se suelen repetir en todos los casos. Aquí te presentamos los más comunes. Es necesario que los conozcas para que si observas alguna de ellas puedas atajar el problema a tiempo. Así se puede comportar tu hijo si está siendo víctima de ‘Bullying’:

School-1281. No quiere ir al colegio

Es algo más que el típico “Papá/Mamá, no quiero ir al cole” que tú le has dicho a tus padres de pequeño y que tantas veces has escuchado en boca de tu propio hijo. En este caso, el niño no ofrece un motivo aparente y no te da una respuesta clara. Se muestra temeroso y cuando regresa a casa no quiere hablar de nada relacionado con el día de clases.

60_-_Bandaged_Arm_Flat-1282. Muestra lesiones inexplicables

Por supuesto que los niños se caen y se dan golpes cuando juegan en el patio, pero mientras un simple arañazo producido, por ejemplo, por una caída es fácil de explicar, hay otros elementos como un moratón en el brazo o en la cara que ya no tienen una explicación tan sencilla.

79-1283. Sufre frecuentes dolores de cabeza y de estómago 

La ansiedad que sufre tu hijo le hace tener lo que se llama dolores psicosomáticos; es decir, que el organismo se ve afectado por problemas que surgen en la mente como son el miedo y la preocupación.

Food-Dome-1284. Cambios alimenticios radicales

Si tu hijo sufre acoso es frecuente que o bien se salte las comidas, o bien empiece a comer de forma compulsiva. No existirá un término medio en lo relacionado con la alimentación diaria.

113-1285. Baja de manera brusca su rendimiento escolar

El niño se muestra falto de interés, desmotivado y le cuesta concentrarse para hacer los deberes o estudiar. Todo ello se produce porque sólo piensa en lo que está pasando cada vez que va al colegio y se encuentra con su acosador.

14__Delete_user-1286. Evita situaciones sociales de cualquier tipo

Tu hijo ya no quiere salir con sus amigos, prefiere estar solo y no te da ningún motivo, como mucho te dirá cosas como “No me apetece”. Si insistes en preguntarle se mostrará irritado e irascible. La razón de este aislamiento voluntario es que en casa se siente más seguro y prefiere no salir si no es necesario.

joypad7. Abandona sus aficiones

Este punto está relacionado de manera directa con el anterior. Tu hijo se queda aislado en casa y tampoco lleva a cabo ninguno de sus ‘hobbies’ o actividades favoritas.

51-1288. Tiene dificultad para conciliar el sueño

Son comunes las pesadillas recurrentes relacionadas con el colegio. Existe también lo que se llama el ‘síndrome de domingo por la tarde’. Tu hijo cambia de manera drástica su comportamiento en esta parte del fin de semana por el miedo a ir al colegio al día siguiente.

broken_pencil_anger-1289. Pierde y trae rotos los útiles del colegio

Además de las vejaciones y humillaciones en forma de insultos y agresiones físicas, los acosadores suelen robar y romper los materiales del colegio de tu hijo. Es una forma de mostrar su poder-que no es tal- y asustar a sus víctimas.

11-cry-sad-smiley-tear-unhappy-Emoticons-12810. Puede desarrollar conductas autodestructivas

Si el problema no es atajado a tiempo, el niño puede sentirse culpable por lo que le ocurre. Su autoestima baja e incluso desaparece y pueden aparecer pensamientos suicidas o de huir de casa para evitar tener que ir al colegio. Pero esto sólo ocurre en los casos más graves

El principal problema es la confirmación de que existe un acoso porque tu hijo no va a querer contarlo como norma general ni a ti ni a su círculo de amigos en el colegio si lo desconocen. En caso de que lo haga, siempre debes creerle. Porque si no lo haces, tu hijo podría perder la confianza en ti haciendo que la situación empeore. Ahora, como padre eres el único apoyo que cree tener. Es mejor fiarte de lo que te ha contado y que todo al final quede en nada, que no hacerlo y que el problema se agrave.

Las 3 fases para acabar con un caso de ‘Bullying’ en un colegio

Luchar contra el ‘Bullying’ es un proceso continuado que se debe hacer por fases, no todo de golpe. La primera táctica que tiene que realizar el colegio es la de prevención. El objetivo de esta fase es evitar que se produzcan acosos sensibilizando a todas las partes implicadas (alumnos, profesores y familias). Si la prevención no funciona y se produce un caso de ‘Bullying’ se deben reunir el director, y los tutores del agredido y el presunto agresor y tomar las medidas provisionales para garantizar la seguridad del acosado y advertir al acosador por su conducta. De todo ello quedará constancia por escrito.

Una vez comprobado que se ha producido un acoso, se comunicará a las familias de los implicados y a la Inspección Educativa, que estará informada en todo momento de las actuaciones que se vayan realizando. También de esto quedará constancia por escrito. Por todo ello, en los centros educativos existen tres fases relacionadas con el ‘Bullying’:

group-chat-128Fase 1. La prevención

La fase de la prevención se llevará a cabo en dos subfases, la prevención primaria y la secundaria. La primaria se lleva a cabo cuando no se ha producido ningún indicio de ‘Bullying’.  La secundaria se inicia cuando se ha producido algún indicio de que puede haber un problema de acoso. Si se trata de un proceso incipiente se podría acabar con el problema rápidamente, pero si no es así, es necesario poner en marcha otro tipo de medidas más drásticas.

Acciones que se llevan a cabo para evitar el ‘Bullying’

En esta primera fase se busca la sensibilización y el cumplimiento de las normas para evitar que se produzcan hechos desagradables. Los actos que se realizan son:

  1. Establecer unas normas de convivencia que deben ser respetadas por todos
  2. Programar jornadas especiales de sensibilización con charlas para alumnos, profesores y también familias
  3. Realización de cursos específicos en los que se trate el problema del acoso escolar
  4. Programas de apoyo entre compañeros. Los alumnos deben entender cosas tan importantes como que no son chivatos por contarlo
  5. Potenciación de la figura y la autoridad del tutor para que se le vea como el referente y la persona a la que se deba acudir ante cualquier conflicto.

meeting-128 (1)Fase 2. La detección

Las diferentes acciones establecidas en la fase de prevención servirán para que los profesores estén preparados para afrontar estas situaciones de acoso en el momento en que se detecten. Dicha detección se puede establecer en dos ámbitos: el escolar y el familiar.

En el ámbito escolar

La detección se realiza en el colegio. El tutor es la primera persona a la que tu hijo debe acudir cuando se produce una agresión de cualquier tipo. Las reuniones entre ambos servirán para que tu hijo le cuente el problema y el tutor inicie las técnicas que sean necesarias. A continuación de la primera toma de contacto con el alumno te llama y te informa.

En el ámbito familiar

Es la dirección contraria, la detección se realiza en casa y eres tú el que informa al colegio. Dicha detección se produce o bien porque has observado alguno de los síntomas que te he mostrado en el artículo, o bien porque tu hijo te lo ha contado directamente. Si esto ocurre, deberás entonces dirigirte al centro para hablar con el tutor y el director.

En ambos ámbitos participarán también los responsables del Departamento de Orientación y Mediación. Estos últimos son aquellas personas que intervienen en la resolución de conflictos entre dos o más alumnos como parte imparcial. El mediador se encarga de buscar una posible solución que satisfaga a las dos partes enfrentadas-acosado y acosador-. Es importante que sepas que todo lo que ocurre en Mediación es de carácter confidencial.

law-128Fase 3. La corrección

Una vez que se ha identificado al agredido y a los agresores, el colegio debe intervenir para solventar el problema  El principal objetivo es detenerlo para que no vaya a más y después eliminarlo. Para que lo entiendas es como un incendio, primero se controla y después se extingue. Hay dos tipos de actuaciones que se pueden llevar  a cabo: las no protocolarias y las protocolarias.

Actuaciones no protocolarias

Son exclusivas del colegio y de ellas son responsables los docentes del centro (principalmente director y jefes de estudios), el Departamento de Mediación y los tutores de los alumnos implicados. Desde el punto de vista de los tutores se tratará de que el agredido recupere su autoestima con una atención individualizada y reuniones junto con la familia para orientar su situación

También el colegio puede llevar a cabo una reorganización de las aulas como cambios de grupo o aumentar la vigilancia en pasillos y patios (lugares comunes de conflictos). Eso dependerá de cada caso y de la gravedad del mismo. Estas medidas también se toman para que no se produzcan nuevos casos.

Actuaciones protocolarias

Están incluidas en un protocolo de actuación propio de la Comunidad autónoma en la que se encuentra el centro. Lo primero que es común a todas las zonas es que el ‘Bullying’ es considerado como falta muy grave y se le aplicará la correspondiente corrección disciplinaria que depende de la legislación de la propia Comunidad en lo que a sanciones se refiere. El marco de acciones es el siguiente:

Los agresores deberán reparar el daño moral causado reconociendo su responsabilidad de los actos. Ya sea en público o privado

-La Fiscalía de Menores intervendrá en caso de que los implicados tengan más de 14 años si la situación es muy grave

-La Comunidad realizará un seguimiento periódico para comprobar la eficacia de las medidas adoptadas por el colegio

-Todas las actuaciones se llevarán a cabo con la garantía de confidencialidad

Con todo ello puedes comprobar por ti mismo que un caso de ‘Bullying‘ será bien investigado, tratado y, sobre todo, no quedará sin castigo. Aunque es algo habitual, no debes preocuparte porque, como has podido ver, tanto el colegio como la Comunidad Autónoma correspondiente tienen los mecanismo para acabar con esta lacra. De todas formas ¿Hay algo en lo que todavía tengas dudas? ¿No te ha quedado claro como distinguir a un abusón de un acosador? Para estas y otras preguntas escribe y comenta. Tu opinión es importante. Gracias.

Anuncios

5 thoughts on “El ‘Bullying’. Como prevenirlo, detectarlo y combatirlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s